zeroseis

zeroseis
Flying elephant nest. Digital Art by Beata Bieniak

15 de enero de 2017

PADRES: DOS SEMANAS MÁS PARA ESTAR CON TU HIJO

El Gobierno aprueba ampliar el permiso de paternidad de dos a cuatro semanas


Esta noticia hay que valorarla, hay que aspirar a mejorar las condiciones de nuestro país en cuanto a permisos y ayudas o bajas. Mucho por hacer pero ahí vamos...

hijos

























Esta web explica sencillamente la ampliación del permiso de paternidad. 

http://laboro-spain.blogspot.com.es/2016/12/ampliacion-permiso-paternidad-cuatro-semanas.html

PROYECTOS: APRENDER JUGANDO CON LEGO


Resultado de imagen de lego metodologia niños

Hace poco en una charla con educadores me hablaron de experiencias de juego y aprendizaje con piezas de Lego muy efectivas.

 La compañía tiene un extenso programa educativo basado en el proceso de ensamblar piezas de este conocido juego en el que la mentalidad abierta, las actitudes propositivas y la creatividad están garantizadas.
En muchos centros educativos es utilizada como una herramienta con un gran potencial que fomenta, jugando, la resolución de problemas y el ejercicio de la motricidad fina en un ambiente de juego.

En España, la empresa "Bricks 4 kidz" ofrece programas prácticos para niños de 3 a 13 años.


«LEGO siempre ha sido una herramienta importante para el mejoramiento del proceso de aprendizaje de los niños, pues desarrolla habilidades sociales y emocionales como paciencia, comunicación y trabajo en equipo, en el proceso de terminar un proyecto» asegura Mauricio Quiroga, director comercial y de logística de la franquicia de Bricks 4 Kids en Colombia.

El impacto de Lego, fundada en 1934 sigue vigente hoy en día y muchas empresas utilizan este juego para mejorar la productividad en sus empresas y la comunicación entre sus miembros.
Tras el éxito de los videos juegos, Lego planteó un modelo de negocio nuevo: Lego Serious PLay, basado en la conexión entre las manos y el área emocional del cerebro.

"Así, podemos resumir en seis los principales beneficios que aporta Lego Serious Play a una compañía:

  • Facilita la búsqueda de soluciones creativas e innovadoras.
  • Permite una comunicación más fluida del equipo de trabajo al utilizar este nuevo 'idioma', que permite expresar conceptos, proyectos e ideas con mayor facilidad.
  • Localiza rápidamente aquellas respuestas que la organización precisa para el logro del objetivo.
  • Promueve la toma de decisiones y trabajo colaborativos.
  • Favorece la imaginación y creatividad de los participantes.
  • Fomenta la alineación del equipo de trabajo bajo una visión compartida".





Más info en :

http://bricks4kidz.es/barcelona/


28 de diciembre de 2016

EN MI CLASE: MARAVILLAS DE BARRO

Éstas maravillas hacen los niños cuando se manchan de barro.




































ARTÍCULOS: ESCUELA RURAL O CUANDO MENOS ES MÁS


Interesante artículo firmado por Mónica Cebeiro Belaza de hoy mismo que visibiliza la importancia de la escuela rural y confirma el dicho: meno es más. O me recuerda a lo que pienso siempre, que todo está inventado...basta releer, investigar otras prácticas, retomar y actualizar o adaptarlo a nuestras circunstancias.
Aspirar a esta enseñanza en una escuela masificada de una ciudad grande es muy difícil por impedimentos meramente logísticos pero siempre hay que intentar encontrar el equilibrio y no renunciar a mejorar las escuelas y nuestra propia práctica docente. La clave está, en mi opinión, en poner en el centro del objetivo a los niños. 
Personalmente me quedo con éste párrafo: 

"En algunos aspectos, lo que se hace en estos coles por pura necesidad recuerda a la metodología que proponen caros centros privados de educación Montessori o Waldorf de las grandes ciudades: mezclar niños de distintas edades, pocos chavales en cada clase (de 5 a 15 en Retama, muy lejos de los 25 o 28 que puede haber en una clase del centro de Madrid), una gran implicación de las familias, muchas actividades al aire libre, aprender a través de la experiencia directa..."


Fuente: "el País".

El secreto de una escuela de pueblo

Castilla y León, con los mejores resultados en PISA, tiene a la mitad del alumnado de infantil y primaria en colegios rurales. La fórmula: pocos niños, edades mezcladas y maestros cercanos


Samuel tiene cinco años y es un lince. Lee, escribe, sabe contar… Dice que le gustan mucho más las minúsculas que las mayúsculas, dónde va a parar. Y explica, muy serio con su babi azul, que la Constitución está llena de derechos y deberes, que se lo han dicho hace unos días. A su lado, Marcos, de tres años, pide en pie cantar el toro enamorado de la luna. Dicho y hecho. Son las 9.30 de la mañana y Samuel y Marcos están en asamblea junto a 13 niños más en la única clase de la escuela infantil de Villaverde de Íscar, un pueblo segoviano de 623 habitantes.
El colegio de primaria está en la calle de al lado. Tiene dos clases: una con 10 niños de seis, siete y ocho años y otra con 12 de nueve, diez y 11. Hay pocos chavales en el pueblo y hay que mezclarlos. La escuela pertenece al Centro Rural Agrupado Retama. Son seis colegios pequeños de localidades cercanas que comparten equipo directivo y varios profesores itinerantes.
La mayoría son auténticos activistas de la escuela rural; maestros vocacionales en permanente formación y convencidos de que esta forma de enseñar ofrece muchas ventajas. “Es complicado, pero apasionante”, dice Rosa García, especialista en audición y lenguaje y secretaria de Retama. “Hace falta mucha imaginación para ir adaptándose a las necesidades cambiantes de estas escuelas”. Ella, exalumna de un colegio rural, da apoyo a los niños que lo necesitan y, como el resto de los itinerantes, lleva el maletero del coche a reventar con material que traslada de un centro a otro.
Castilla y León ha obtenido unos fabulosos resultados en el último informe PISA, similares a los de Singapur, Finlandia, Japón o Canadá, y los mejores de España. El examen internacional evalúa a chavales de 15 años, ya en el instituto, pero en esta comunidad la mitad de esos alumnos han llegado a la ESO procedentes de una escuela rural. El 68% de los centros públicos de infantil y primaria están ubicados en localidades con menos de 10.000 habitantes. Son 453 centros que atienden al 48% del alumnado. De ellos, 194 son centros rurales agrupados, como Retama, que incluyen a 631 colegios pequeños como el de Villaverde de Íscar. Así se favorece la escolarización de los niños en su pueblo, aunque sean pocos, y se evita que recorran cada día largas distancias. De los 2.248 municipios de la región, 1.975 tienen menos de 1.000 habitantes.
Clases casi particulares
Estos coles permiten una forma de funcionar diferente. La profesora de Samuel y Marcos se llama Alicia Polo. Lleva 26 años trabajando como maestra, y cuatro meses en esta escuela rural. “Aquí, al ser tan pocos, la atención que podemos darles los profesores es muy individualizada", dice. "Si a uno le cuestan las matemáticas, puedo trabajarlas con él y atajar el problema desde el principio, algo que en una clase grande es mucho más difícil. Es una forma de enseñar muy enriquecedora para todos".
"Mezclar niños de distintas edades, además, hace que se comporten como una gran familia”, añade. “Son grupos compactos. Los niños mayores ayudan a los pequeños y aprenden los unos de los otros a través del trabajo cooperativo. Hay niños de cuatro años que se ponen a leer porque han visto hacerlo a los de cinco. Cuando hace falta, se separan. Después de la asamblea, Samuel y el resto de niños de cinco y cuatro años van a clase de lectoescritura con Nuria, la maestra de apoyo, mientras los pequeños de tres se quedan con Alicia dibujando.
Allá donde preguntes, todos los niños dicen que les gusta la mezcla de edades. Los mayores dicen que cuidan a los pequeños y estos, que les encanta estar con los grandes. La clase de primero, segundo y tercero de primaria de Villaverde de Íscar tiene la pizarra dividida en tres partes para que cada curso sepa las tareas que le corresponden. Durante las lecciones, las profesoras se van acercando por grupos explicando la lección a cada curso mientras los otros hacen algún trabajo. Dicen que para los docentes la fórmula tiene su complicación cuando se enfrentan por primera vez a ella, pero que una vez se organizan, las clases funcionan.
Aprender de la experiencia directa
En algunos aspectos, lo que se hace en estos coles por pura necesidad recuerda a la metodología que proponen caros centros privados de educación Montessori o Waldorf de las grandes ciudades: mezclar niños de distintas edades, pocos chavales en cada clase (de 5 a 15 en Retama, muy lejos de los 25 o 28 que puede haber en una clase del centro de Madrid), una gran implicación de las familias, muchas actividades al aire libre, aprender a través de la experiencia directa...
Porque, aunque las nuevas tecnologías han llegado en forma de pizarras digitales, grupos de Whastapp o aulas virtuales para los maestros, estas escuelas no han perdido la relación con la naturaleza, tan importante en los primeros años de la vida. Samuel y sus compañeros salen cada recreo con sus carretillas, cubos y palas, sin miedo a ensuciarse, a un arenero enorme muy distinto de los patios carcelarios de algunos colegios de ciudad. Eduardo Álvarez, jefe de estudios de Retama y tutor en Vallelado, a 16 kilómetros de Villaverde, aprovechó que muchos padres se dedican a la ganadería para explicar la reproducción a través del parto en directo de una oveja. Las clases de lectura las hacen muchas veces en el monte. Y, en otro de los centros de Retama, en Mata de Cuéllar –con solo dos clases y 15 niños en total-, el profesor de educación física se lleva a los chavales de excursión en bicicleta a explorar los alrededores.
Pieza clave del sistema
El consejero regional de Educación, Fernando Rey, asegura que las escuelas rurales son una apuesta y una pieza clave del éxito del sistema, que ha situado a la comunidad, la más extensa y con mayor dispersión geográfica de España, como la primera en ciencias y en comprensión lectora y la segunda en matemáticas en el informe PISA. La región lleva desde 2003 por encima de los resultados de la OCDE, pero en la última evaluación ha mejorado 23 puntos en comprensión lectora y 17 en ciencias.
Curiosamente, no es la más rica ni la que más invierte en educación, y tiene un porcentaje mayor de padres con un nivel educativo bajo o medio-bajo (el 22%) que otras regiones peor situadas en este informe como País Vasco, Navarra, Madrid, Cantabria, Cataluña o Aragón. A diferencia de lo que ocurrió en otros lugares, la comunidad decidió durante los años de crisis no cerrar escuelas rurales (se mantienen cuando hay un mínimo de cuatro niños) y mantener la red.
Estos colegios, a priori, parten de algunas desventajas. Por sus propias características, suelen tener más carencias de instalaciones y materiales que los de ciudad. En Retama, por ejemplo, necesitan el mismo material que los demás colegios... pero multiplicado por sus seis centros. Poco a poco se va resolviendo y ahora ya tienen pizarras digitales en todos. Además, por el reducido número de niños, es más difícil que haya variedad de actividades extraescolares. Cuando llega la hora de ir al instituto, a los chavales a veces les cuesta salir del núcleo casi familiar que es la primaria. Y, por otro lado, hay también mucho profesor interino que dificulta la continuidad del proyecto educativo. Es algo que ocurre también en las ciudades, pero aquí es aún más importante la coordinación.
Frente a las dificultades, los maestros agudizan el ingenio. “Tratamos de rentabilizar los recursos al máximo, materiales y personales, y coordinarnos de forma presencial y a distancia aprovechando las nuevas tecnologías: aulas virtuales, grupos de Whatsapp, foros...”, explica Verónica Cubero, directora de Retama y profesora de Inglés. “Y estamos en constante formación con cursos on line y presenciales”. La comunidad tiene siete centros rurales de innovación educativa dedicados a apoyar la enseñanza en este ámbito.
Relación con las familias
“La relación con las familias es cercana y fluida”, asegura Eduardo Álvarez, el jefe de estudios. “Aquí conoces al niño, a los padres, a los abuelos, sabes lo que el niño hace fuera del cole". "Familias y profesores vamos todos a una y los chavales lo ven", añade la directora. "Hay un respeto por el maestro. El colegio es una institución fundamental para el desarrollo del pueblo, y la mayoría de la gente quiere colaborar. Si la familia apoya al cole y el cole a la familia, todo va bien”. Ella tuvo la oportunidad de cambiar a un colegio más grande situado además en la localidad en la que vive, Cuéllar, pero decidió quedarse. “Esta forma de enseñar engancha”, asegura.
Mónica Porteros lleva a su hija de siete años al centro de Mata de Cuéllar, y su hijo de 14, que ahora está en el instituto, estudió toda la primaria en el colegio. “Todo es muy cercano”, asegura mientras su hija atiende a la profesora de música. “Luego a los niños les cuesta ir al instituto porque aquí han sido muy felices y han estado arropados. El pueblo, además, cobra vida con el colegio”. Las dos mellizas de 10 años de Estíbaliz Calle estudian en Villaverde de Íscar desde los tres años. Su madre valora especialmente el trato personalizado y el tiempo que les dedican los profesores. “Y los niños, al estar mezclados, se acostumbran a esperar, a que no les van a poder dedicar toda la clase a ellos. Aprenden a aprovechar cada explicación”.
Hablando con familias y profesores, una cosa queda clara: lo importante que es tener maestros motivados y ratios reducidas. Los profesores tienen que innovar a la fuerza a la hora de enseñar para adaptarse a las necesidades de escuelas que cambian mucho de año en año dependiendo de los niños que vayan naciendo en el pueblo. A los políticos les piden sobre todo una cosa: un pacto por la Educación que acabe con tanta reforma educativa que empantana en burocracia a los colegios y les aleja de lo realmente importante.
Sergio Sanz estudia 4º de la ESO en Íscar. Es un alumno brillante, hijo de un ama de casa y un albañil, que estudió infantil y primaria en las aulas de Villaverde. De esos años recuerda sobre todo el compañerismo, que por las tardes seguían jugando juntos en el parque, lo atentos que estaban siempre los profesores, lo divertidas que eran algunas clases… En el instituto no ha tenido ningún problema y el director de su centro asegura que llegó con un nivel muy bueno del centro rural agrupado ¿Lo que menos le gustaba del cole? “No sé. He sido bastante feliz. Estábamos todos bien”.
Samuel, el niño de cinco años al que le gustan las minúsculas, desde luego parece feliz. Está leyendo la palabra "pala" en el ordenador mientras su profesora intenta que sean otros quienes respondan. "Tú espera un poco, Samuel, que ya te lo sabes todo", le dice. Él intenta morderse la lengua, pero no puede resistirse ante las palabras nuevas que van apareciendo.

15 de diciembre de 2016

AUDIOVISUAL: MESA REDONDA SOBRE ARQUITECTURA PARA LA EDUCACIÓN INFANTIL

Siguiendo la pista a Clara Eslava y Alfredo Hoyuelos otro día descubrí esta interesantísima mesa redonda sobre arquitectura para la educación infantil. Gente que trabaja para mejorar el entorno de nuestros niños, de las ciudades y la sociedad.
Clara a partir del minuto 35.




17 de noviembre de 2016

CREACIONES: CARTÓN PARA JUGAR

Necesito otra vida para hacer todo esto...
¿verdad?

El perfil de Fb de la "Fábrica de Ideas" presenta esta selección de creaciones de cartón y elementos reciclados tan apetecible. ¡Gracias por las ideas!














ç









10 de noviembre de 2016

PENSAMIENTO: FERRIÈRE, "TRANSFORMEMOS LA ESCUELA"






 Ferrière, 1920, "Transformemos la escuela":

"El demonio convenció a la muchedumbre de la necesidad de crear la escuela y, siguiendo sus indicaciones, la crearon.
Al niño le gusta la naturaleza y le encerraron en el aula; al niño le gusta comprobar que su quehacer tiene sentido y le llevaron a realizar tareas sin objetivo; le gusta moverse y le ataron a la inmovilidad; le gusta manejar objetos y le pusieron en contacto con el mundo de las ideas; le gusta usar las manos y sólo le dejaron trabajar con su cerebro; le gusta hablar y le obligaron al silencio; quisiera razonar y le hicieron memorizar; quisiera buscar la ciencia y se la dieron ya masticada; quisiera entusiasmarse e inventaron el castigo.
Los niños supieron de la pena de estar separados de sus familias; incluso de su ambiente. Los deberes les ocuparon su tiempo; no les explicaban nada, sólo los obligaban.
Y, entonces, aprendieron aquello que, pudiera ser, nunca hubieran aprendido: supieron disimular, engañar, mentir.
De acuerdo con el diablo, buena parte de la humanidad se adormeció, languideció, se volvió circunspecta, pasiva, desinteresada. La salud, la felicidad, el amor, la bondad se terminaron.
Pero hubo niños que huyeron al bosque, treparon a los árboles, burlaron a los sabios. Corrieron aventuras, se desarrollaron por ellos mismos, se hicieron fuertes, hábiles, ingeniosos, perseverantes. De esta manera manera desapareció la escuela que tan sabiamente el demonio había imaginado".

29 de octubre de 2016

CREACIONES: DOBLE GARABATO PARA DOS HEMISFERIOS

El dibujo sigue siendo básicamente 
lo mismo que ha sido desde tiempos prehistóricos. 
Algo que une al hombre y al mundo 
y que vive a través de la magia. 
Keith Haring


Esta práctica infravalorada por falta de uso desarrolla los dos hemisferios cerebrales, es divertida, relajante y mejora la visión periférica. 

En inglés se llama "double doodle" y se utiliza específicamente en la práctica del Brain Gym  para potenciar el uso de todo el cerebro. Se puede hacer en papel, en el aire, sobre la espalda del otro. Suelen salir dibujos simétricos muy curiosos.



Estos dibujos los hizo Jean Hul con su familia investigando la técnica del doble garabato, un vídeo de su blog a continuación:




Otra experiencia: 


16 de octubre de 2016

PROYECTOS: FINLANDIA NO LO ES TODO, SIN EMBARGO KIVA FUNCIONA...

Fuente: bullying-r-estadics.blogspot.com
Durante los últimos años, la cantidad de referencias a la eduación finlandesa se ha multiplicado. Reconozco que la mayoría de sus propuestas suenan muy, muy bien y que es posible siempre mejorar e inspirarse en sociedades que tienen como prioridad nacional la educación, este espíritu debe mover a cualquier profesional con vocación. Pero a pesar del enorme atractivo de sus planteamientos, España no es Finlandia. Ni mucho menos.

Su historia, sus valores, su estructura social, su tradición tienen mucho que ver en la construcción de su sistema educativo. El prólogo del libro "Aprender de Finlandia", que recomiendo, escrito por el profesor Álvaro Marchesi tiene para mí la clave de por qué más que tratar de imitar un modelo educativo lo que debemos hacer es comprender nuestra situación, adaptarnos a propuestas atractivas en la medida en que realmente podamos y trabajar, dialogar y luchar por cambiar no sólo la educación sino más bien nuestro contexto social y cultural pues a partir de éste podremos avanzar en educación de una forma eficaz y realista:

..." cada país tiene su historia, su cultura, sus tradiciones, su estructura social, sus valores, y en torno a todas esas dimensiones se ha ido construyendo su educación, que a su vez en gran medida ha sido responsable de cada una de ellas.
Algunas informaciones pueden llegar a comprender las diferencias entre ambos países. Su población no supera los cinco millones de habitantes, frente a los más de cuarenta de España. Sus ingresos per cápita son bastante más elevados y existe una mayor igualdad entre sus ciudadanos. Y si nos fijamos en la educación, hay dos datos que muestran un claro contraste: el analfabetismo prácticamente dejó de existir en Finlandia al final del siglo XVIII, algo que no sucedió en España hasta bien entrado el siglo XX; y el 73% de personas de 25 a 64 años tienen en Finlandia, al menos, una titulación de educación secundaria superior, un porcentaje que no llega al 40% en España.
Estas diferencias, han de ser tenidas en cuenta, pues el contexto social y cultural de un país y, también, de cada una de sus escuelas, tiene una indudable repercusión en el progreso educativo de los alumnos y en los resultados académicos que obtienen. Lo que quiere decir que los progresos educativos no dependen solamente de las reformas que se realicen en el sistema escolar, sino también y en gran medida de los cambios sociales y culturales que se impulsen. No hay mejor reforma educativa que elevar el nivel educativo y cultural de la mayoría de la población".

Tras estas acertadas palabras de Marchesi  que comparto y volviendo a la realidad con la que contamos en nuestros centros, sí creo que debemos investigar y estar informados constantemente de otras propuestas que pueden ser "exportadas" o que pueden aportarnos una mejora en nuestra calidad docente. 

Y un ejemplo interesante en el que sí podemos inspirarnos es la insistencia que tienen en Finlandia en invertir esfuerzos en el bienestar escolar, que se convierte en una prioridad nacional. En el centro de mira está el acoso escolar, muy de actualidad en España. Desde aquí ambos países pueden conectar, el problema es común y parece que se acrecienta así que es urgente el debate y la puesta en práctica de soluciones.
Finlandia no lo es todo, sin embargo el programa KIVA que pretende acabar con el acoso escolar, no parece desdeñable en absoluto, aborda el tema de un modo muy interesante: se centra en que los estudiantes no apoyen al acosador y no acepten silenciosamente, sino que apoyen a la víctima y se comunique el acoso.
Que el acosador no reciba ningún tipo de apoyo, si no más bien que la víctima encuentre que los demás están de su parte. y por supuesto que lo comuniquen a los profesores. 
Echando la vista atrás puedo recordar momentos en fui consentidora en mayor o menor grado, y otros en que al actuar apoyando a la víctima sentí el orgullo que implica empezar a diseñar mi propia moralidad. Que no todo vale, que hay que posicionarse y no consentir lo que pensamos que no está bien.
Leo en ABC:


"KiVa surgió de un serio compromiso entre la comunidad educativa y el gobierno finlandés.  «El proyecto se fue poniendo en marcha aleatoriamente en los colegios finlandeses», cuenta Christina Salmivalli, profesora de Psicología en Turku y una de las creadoras de KiVa. La universidad realizó, unos años después, un estudio para evaluar cómo se iba desarrollando el programa". 

El Instituto IBeroamericano de Finlandia recoge la experiencia:

"El proyecto de KiVa Koulu, que significa algo así como escuela estupenda en finés, se puso en marcha en el año 2006, y desde entonces casi el 90 por ciento de las escuelas primarias finlandesas se han apuntado al programa. Además, se ha puesto en práctica también en algunos países extranjeros.


KiVa es el acrónimo de Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar) y en finés significa chulo, guay. Se trata de un programa para prevenir y afrontar el acoso en los colegios que ha sido desarrollado en la Universidad de Turku (Finlandia), con financiación del Ministerio de Educación y Cultura. KiVa arrancó en 2007 y ya se aplica en el 90% de las escuelas finlandesas y se ha exportado a casi una decena de países, entre ellos Holanda, Reino Unido, Francia, Bélgica, Italia, Estonia, Suecia y Estados Unidos. Los estudiantes asisten en tres etapas de su vida escolar —a los 7, a los 10 y a los 13 años de edad— a una veintena de clases en las que aprenden a reconocer las distintas formas de acoso y donde realizan ejercicios para mejorar la convivencia.

A nivel de clase, la meta es influir sobre los estudiantes para que, en lugar de aceptar silenciosamente la situación de acoso o alentar a los acosadores, apoyen a la víctima y trasmitan así que no aceptan las prácticas abusivas.

El programa KiVa consta de 10 lecciones (2 sesiones de 45 minutos) y trabajos que son realizados durante el transcurso de un año académico. Los alumnos de edades o grados específicos tienen lecciones una o dos veces al mes y cada una consiste en discusiones sobre el acoso escolar y sobre el respeto hacia los demás. Se habla de cómo trabajar en grupo y se realizan distintos ejercicios y trabajo grupal. Las lecciones y los temas se complementan con un videojuego KiVa a través del cual los alumnos ingresan en una escuela virtual para practicar medidas contra el acoso escolar y reciben comentarios sobre sus acciones. También es posible acceder al videojuego desde casa. El objetivo del trabajo realizado a nivel de clase es educar a los alumnos sobre su papel a la hora de evitar y detener el acoso escolar. Así, en lugar de aprobar silenciosamente el acoso o alentar a los acosadores, los niños comienzan a apoyar a los compañeros victimizados y, al hacerlo, transmiten el mensaje de que no aprueban el acto. Terminar con el acoso escolar es posible cuando se desarrolla un sentido compartido de responsabilidad y se cambian las normas del grupo. En Finlandia, KiVa es un programa muy solicitado: el 90% de todas las escuelas del país están inscritas en él y lo han implantado. Su efectividad se ha demostrado en una gran prueba controlada y aleatoria.

El programa KiVa busca socios colaboradores que deseen poner en marcha el programa anti acoso escolar en sus regiones o países. Ser colaborador garantiza el derecho a comercializar, distribuir los productos y la metodología y usar el conocimiento del programa. Para ello sólo es necesario firmar un acuerdo de licencia con la Universidad de Turku. KiVa no pretende ser un proyecto de un año, sino una labor permanente de la escuela frente al acoso, por eso unirse a KiVa es un compromiso a largo plazo y requiere experiencia en educación, desarrollo escolar, formación al profesorado y/o prevención del acoso en el colegio. En este sentido, pueden ser colaboradores licenciados las ONG, municipios o empresas de formación públicas o privadas, por ejemplo".


Para saber más:

http://www.kivaprogram.net/ssc-en/news/el-programa-kiva-como-m%C3%A9todo-de-prevenci%C3%B3n-del-acoso-escolarPara saber más:

9 de octubre de 2016

22 de agosto de 2016

AUDIOVISUAL: EL PRINCIPIO DE LA VIDA DE ESTELA RENNER

La documentalista Estela Renner nos presenta "The Beginning of Life", un canto al principio de la vida que reivindica la importancia de la primera infancia.


17 de julio de 2016

EN MI CLASE: ATENCIÓN PLENA, MINDFULNESS O EL VIEJO DICHO: "ESTATE A LO QUE ESTÁS"






Cuando explico mi experiencia tras el curso MBSR de reducción de estrés basado en Mindfulness diciendo que no es más que aprender, o volver a interiorizar el viejo dicho de "estate a lo que estás", la gente se ríe mucho. Esta frase castiza y popular se la decía su padre a un buen amigo mío. Y, realmente, no es más que eso. Mindfulness, meditación, atención plena, consciencia del presente...esa frase engloba muy bien parte de esa filosofía. Queda incompleta, pues no incluye la aceptación, puntal fundamental de esta práctica. Quizá en este punto yo discrepe un poco o todavía me cuesta y me quede en mi propia experiencia personal, en lo que a cada uno le sienta bien, en mi caso: relajar el cuerpo y la mente, conectar con el propio cuerpo concentrándome y poniendo la atención en la respiración o el tono o el estiramiento, procurar volver al presente si me enzarzo en algún pensamiento que no me beneficia o me pone nerviosa. Básicamente eso que, sin duda, ha cambiado mi forma de estar.



                             

                           


Sin profundizar en enseñanzas trascendentales, durante este curso he practicado en clase, ligeramente pero con mucha constancia, la observación del cuerpo. Hemos hecho los que llamo "ejercicios de espera", hemos aprendido algunas posiciones de yoga y hemos respirado cada día al final de la jornada.


Los ejercicios de espera consisten básicamente en aburrirse un rato. Parar y observar. Éstos los hago hace año y funcionan increíblemente: mirar como caen las hojas de otoño y contarlas, observar como unas hormigas se comen los restos de una manzana, ver convertirse la escarcha en agua o el hielo, no hacer nada unos minutos, observar flotando una hoja en un charco. Todas estas experiencias funcionan muy bien y los niños las aceptan comprendiendo muchos de ellos el objetivo: estar ahí, mirando, quietos, compartiendo un rato tranquilo.

Elegí el momento de salida por ser el más ajetreado para los niños y para mí misma: durante los últimos minutos las prisas son pocas en estas edades, estamos cansados y se crea un clima acelerado que me proponía desmontar. Asombrosamente, siendo muy constantes, los niños rápido se acostumbraron a ese parón que, a los pocos días pedían: ¿cuando hacemos la tranquilidad?


En "hacer la tranquilidad" , por partir de su propia idea y expresión, se quedó esta experiencia que nos ha acompañado todo el curso.

Ha sido un descubrimiento interesantísimo. Los niños desde el principio se portaron bien, estaban muy motivados a la práctica, serios y con ganas de escuchar. Pronto localizaron las primeras posturas que imitaron perfectamente, con algo más de dificultad aprendieron a respirar hasta llegar a un estado relajado. Cada uno a su manera, al ser tan únicos, expresó su forma de hacer la relajación: uno movía los brazos en círculos concéntricos, otra hacia arriba y abajo, otro no movía nada, alguno giraba las muñecas. Todos cerraban los ojos serenamente. La acogida del momento de tranquilidad fue tan buena que, tras hacer las posturas de cada día y las respiraciones poniendo la atención en ciertas partes del cuerpo, los niños empezaron a inventar sus propias posiciones: la cuerda, el perro, la luna, el trineo... asociaron el código aprendido e hicieron el suyo propio, resultado que no me esperaba y me parece la prueba irrefutable de que la experiencia ha funcionado porque ha gustado y ha tenido sentido para el grupo. 
Hacer la tranquilidad no sólo ha servido para "parar" al grupo cada tarde y retomar más sereno cada alumno el regreso a casa, también me ha parado a mí, para conocer más a los niños, compartir una experiencia tranquila y muy feliz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...